lunes, 16 de julio de 2018

Avery Brundage


Curriculum Masónico
  • Iniciado: 7 de marzo de 1911
  • Compañero: 11 de abril de  1911
  • Maestro: 2 de mayo de 1911
Logia North Shore Nº 937, Chicago

Biografía
Avery Brundage (Detroit, Estados Unidos, 28 de septiembre de 1887-Garmisch-Partenkirchen, Alemania Occidental, 8 de mayo de 1975) fue un atleta y dirigente deportivo estadounidense. Entre 1952 y 1972 fue el quinto presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), siendo hasta la fecha el único estadounidense en conseguirlo. Su gestión es recordada por su celosa defensa del deporte amateur y por las decisiones que tomó en los Juegos Olímpicos de 1936 y 1972.


Brundage nació en Detroit en 1887 en una familia de clase obrera. Cuando tenía cinco años, su padre se mudó a Chicago y después abandonó a la familia. A pesar de todas esas dificultades, consiguió matricularse en la Universidad de Illinois para estudiar ingeniería civil. Al mismo tiempo, sobresalió en las competiciones universitarias del atletismo y pudo participar en los Juegos Olímpicos de Estocolmo 1912 en las categorías de pentatlón y decatlón. Entre 1914 y 1918 se proclamó tres veces campeón nacional de atletismo, compaginándolo con un negocio propio en la construcción que le permitió amasar la mayor parte de su fortuna. Nunca aceptó un salario en toda su carrera deportiva.

Tras retirarse del atletismo, Brundage se convirtió en dirigente deportivo y alcanzó cierta fama entre las federaciones estadounidenses. Como presidente del Amateur Athletic Union desde 1928 y del Comité Olímpico Estadounidense desde 1928 hasta 1953, se opuso firmemente al boicot de los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 organizados por el gobierno nazi, a pesar de que las leyes de Núremberg suponían una violación de la carta olímpica. Ese mismo año fue elegido miembro del COI en sustitución de Ernest L. Jahncke y se convirtió en una de las figuras más relevantes del movimiento olímpico hasta alcanzar la presidencia en 1952.

Durante su mandato, Brundage fue un convencido defensor del deporte amateur y contrario al profesionalismo y comercialización de los Juegos Olímpicos, aún cuando el deporte profesional empezaba a ser una realidad en la sociedad contemporánea. En su último gran evento, los Juegos Olímpicos de Múnich 1972, generó controversia al negarse a suspenderlos tras el asesinato de 11 deportistas israelíes en la Villa Olímpica, pronunciando las palabras «Los juegos deben continuar». Tras retirarse del COI a los 85 años, Brundage contrajo matrimonio con una princesa alemana y pasó sus últimos días en Garmisch-Partenkirchen, donde falleció en 1975.
* * *

Esta entrada ya ha sido catalogada para futuras nuevas versiones del libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recibe las novedades en tu email